Hora: 09-16-2019, 08:27 AM ¡Hola, Invitado! (Iniciar sesiónRegístrate)
 
forofetiches.com el único foro porno fetichista de habla hispana, únete a nuestra comunidad y libera tus mas calientes perversiones.

Esposa feliz vida feliz

#1
Me gustaría comenzar esta historia contándoles un poco sobre mi esposa y yo. Creo que las personas escuchan o leen historias similares a esta y piensan que somos algún tipo de caso atípico o diferente. En realidad somos personas normales y nadie esperaría que tengamos experiencias sexuales tan fantásticas. Somos como cualquier otro esposo y esposa que viven en una ciudad. Tenemos hijos, un perro e incluso asistimos a la iglesia la mayoría de los domingos. Trabajo  y mi esposa es profesora. Creo que te haces una idea. En su mayor parte vivimos vidas "normales".


Ella y yo llevamos años casados. Nuestra vida sexual ha pasado por altibajos y luchamos durante años para encontrar un ritmo y una cadencia que coincidieran con nuestros deseos. También sufrimos de una educación "adecuada" que limitaba lo que cada uno de nosotros creía que era permisible en una relación sexual entre marido y mujer. Parecía que había muchos deseos no expresados que nunca compartimos porque ambos pensamos que eran tabú.

Ella tiene mide 1.60mts, con cabello rubio y aunque tiene casi 40 años con hijos, juro que nunca se ha visto mejor. Cuando entra en una habitación, todos los ojos están puestos en ella. Siempre he disfrutado el hecho de que otros hombres la miran. Ella es mi alma gemela y no quiero imaginar la vida sin ella. Nunca me preguntó acerca de su compromiso conmigo y con nuestro matrimonio. Quizás esta comodidad me ha permitido tener fantasías que pueden asustar a los demás. A lo largo de los años, mientras me masturbaba, me imaginaba a ella teniendo sexo con otros hombres. Durante años tuve miedo de compartir esta fantasía con mi esposa porque pensé que pensaría que no la amaba, o que no pensé que nuestra relación fuera especial. Siempre quise que se sintiera como una princesa y supiera que quiero darle lo que desea.

Ella a veces ha luchado por sentirse sexy. Ser madre y esposa aparentemente la ha hecho sentir menos sexy a lo largo de los años. En mis fantasías, ella pudo calmar sus preocupaciones y responsabilidades y disfrutar de ser sexual mientras se venia sobre la verga de otro hombre. En estas fantasías, generalmente la veo venirse mientras acaricio mi verga. Ella sabe que me imagino mirándola. Hay muchas variaciones de estas fantasías y a veces, me uno a ellas. Sin embargo, el tema general se centra en mí mientras veo a mi esposa cojer a otro hombre. Mantuve esta fantasía de mi esposa porque temía cuál sería su respuesta.

Durante una noche de chicas con una amiga con la que ella tiene una amistad muy cercana, su amiga me preguntó si compartía mis fantasías con ella. Mi esposa le informó que nunca había compartido mis fantasías con ella y su amiga parecía sorprendida. Mi esposa llegó a casa y me preguntó si tenía alguna fantasía. Estaba demasiado asustado para ser honesto con ella. Inmediatamente me di cuenta de que era una oportunidad perdida. Semanas más tarde, mientras estábamos en una cita, tomábamos unos tragos y ella lo mencionó nuevamente y me preguntó si tenía alguna fantasía que quisiera compartir con ella. Me había estado preguntando durante años cómo podría tener esta conversación con ella sin que ella pensara que secretamente deseaba tener sexo con otras mujeres o que ella pensara que no la amaba lo suficiente como para tenerla solo para mí.

Tomé suficiente alcohol para erosionar mis inhibiciones y le dije que la amaba y la aprecié y luego le dije: “Cuando me masturbo, te imagino cojiendo a otro hombre. En este escenario, siempre estoy en la misma habitación contigo y me hablas y me dices lo bien que se siente tener otra verga en tu panocha mientras me ves acariciar mi verga ".

Traté de suavizar mi fantasía y compartir la información suficiente para iniciar la conversación. Luego preguntó: "¿Realmente me dejarías tener sexo con otro hombre?". Luego, por supuesto, surgió una pregunta que sospeché que surgiría: "¿Quieres tener sexo con otras mujeres?"

Rápidamente respondí que la fantasía es solo una fantasía y mi satisfacción se derivaría de verla complacida. Le dije que no me interesaba tener sexo con otras mujeres y que incluso cuando miramos porno juntos, la imagino como la mujer de la escena. En este punto estaba listo para llevarla a la habitación y quitarle la tanga. La conversación me puso muy cachondo. Ella me agradeció por compartir y nos dirigimos a la habitación.
Pasaron las semanas y no volvimos a mencionar este tema. Me preguntaba si había herido los sentimientos de ella y estaba planeando discutirlo en una próxima cita. Quería asegurarle que la amo y que estoy comprometido con nuestra relación, que no deseo cambiar nada de nuestras vidas. La noche de nuestra cita, Mi esposa se puso un vestido muy corto y muy revelador y quedé más que satisfecho con la presentación. Planeamos la cena seguida de baile. Las cosas iban bien y no quería interrumpir nuestra velada con una conversación potencialmente tenue. La cena fue divertida y ella se miraba hermosa.

Después de la cena nos dirigimos a un club de baile, tomamos algunas bebidas y una mesa. El club tenía una impresionante variedad de personas, desde estudiantes universitarios hasta profesionales de mediana edad. La pista de baile estaba llena y la gente se estaba divirtiendo. Mi esposa y yo bailamos un par de veces y casi todos los hombres en el lugar la estaban notando. Había un hombre particularmente atractivo, moreno y atlético que se acercaba cada vez más a ella. Por lo general, mi esposa me rodeaba para alejarse de este tipo de avances. Esta vez, sin embargo, mi esposa agradeció la atención. Estaba conmocionado, aturdido y emocionado al mismo tiempo. Dejé la pista y me senté a la mesa donde tenía el lugar perfecto para ver a mi esposa bailar sucia con este hombre más joven y atractivo.


Mientras continuaban bailando, noté que su verga se abultaba y mi esposa la acariciaba con la mano. Literalmente podría haberme venido sobre mí mismo en ese momento. Después de unos treinta minutos de baile, mi esposa invitó al joven a ir a la mesa y todos hablamos un rato. Sabía que ella pensaría que era atractivo, pero eso no sería suficiente. Todavía no lo he mencionado, pero ella es una de las personas más inteligentes y elocuentes que conozco. Se necesitaría más que una bonita sonrisa y una verga dura para ganar su interés. Este tipo tenía la cantidad correcta de confianza sin ser arrogante. Escuché mientras hablaban y descubrí que el joven acababa de terminar la escuela de medicina y se había mudado recientemente a la ciudad y aún no había hecho muchos amigos. Cuanto más hablaban, más podía ver que mi esposa estaba disfrutando su tiempo con el joven.

El joven había estado pasando la mano por la falda de Emily y me estaba excitando cada vez más. Después de hablar durante casi 45 minutos, mi esposa se inclinó y me susurró al oído: "¿Podemos conseguir una habitación e invitar al joven?". Inmediatamente reservé una habitación en mi teléfono y acordamos encontrarnos con el joven en el hotel. En el ascensor de camino a la habitación, mi esposa comenzó a besarme y, mientras me agarraba la verga, me preguntó: "¿De verdad me vas a dejar cojerme a este tipo?"

Le respondí: "Voy a dejar que hagas lo que quieras hacer". Por supuesto, esperaba que ella lo cogiera y que fuera una experiencia notable para los dos.

Llegamos a la habitación y el joven llegó poco después. Una vez que estuvimos todos en la habitación, encontré una silla en el rincón oscuro de la habitación mientras mi esposa y el joven se sentaban en la cama besándose. En cuestión de minutos, el joven le quito la ropa a mi esposa y comenzó a tocar su panocha hinchada y muy húmeda mientras la besaba. Mi verga palpitaba como si fuera un chico de 18 años. Ella comenzó a bajar y desabrochar la camisa del joven. Besó su pecho, bajó hasta su estómago y luego desabrochó sus pantalones, dejándolos caer al suelo liberando su  joven verga. Era bastante impresionante y su piel oscura contrastaba con sus manos blancas.

Ella comenzó a chuparle suavemente la verga y me miró para verme acariciando la mía. Esto pareció excitarla y ella comenzó a chuparle la verga rápidamente. Luego me preguntó: "¿Esto te excita? ¿Su verga se ve bien en mi boca? ”Luego procedió a decirme cuán hermosa era su verga y cuánto disfrutaba chupándola. Ella mantuvo sus ojos fijos en los míos casi todo el tiempo.

Eventualmente, el joven la atrajo hacia él y la besó, luego se abrió camino suavemente y separó las piernas para revelar sus labios hinchados y húmedos. el joven lemamo su panocha a mi esposa y en unos minutos, ella se venia y gritaba más fuerte de lo que había escuchado en nuestros veinte años juntos. Creo que ella estaba disfrutando de este joven y el hecho de que yo estaba mirando y masturbándome. Después de hacerla venirse varias veces, el joven extendió un condón sobre su verga dura como una roca y la enterró en mi esposa. Esta fue la primera vez en años que mi esposa estaba experimentando una verga que no era mía. En un instante llegué a mí mismo me vine a chorros más fuerte y más lejos de lo que puedo recordar.

Mi esposa le preguntó: "¿Te gusta verme montar su verga?" Creo que tuvimos suerte esta noche en particular y conocimos al chico perfecto. Esta fue nuestra primera experiencia con mi esposa disfrutando de la verga de otro hombre mientras yo miraba y fue la experiencia sexual más emocionante que hemos tenido juntos. Durante años ella a notado de que disfruto verla venirse más que casi cualquier cosa. También ha quedado claro que le gusta dar un espectáculo para mí. No hace falta decir que ella realmente ama la verga. Ella continuo cogiendo con el joven durante casi un año y todos nos divertimos mucho juntos.

Tengo muchas más historias para compartir. Los últimos tres años han sido los mejores años de nuestras vidas en términos de satisfacción sexual y todo se debe a que mi esposa sabe que quiero que ella se divierta sexualmente y explore sus límites mientras me incluye a mí. A menudo escucho a la gente decir algo como: "No dejaría que mi cónyuge tenga relaciones sexuales con otra persona". Ella está teniendo relaciones sexuales conmigo cada vez mejores. Simplemente incluimos a otro ser humano para su disfrute como podemos. Así fue como mi esposa y yo empezamos en este ambiente.

   
citar
#2
Leyendo tu experiencia he llegado a creer que es un relato, si lo fuese demuestra que sabes hacerlo muy bien. He de confesar que comparto al 100% lo que expresas, me gustaría ver follar a mi mujer con otro, observar como su cuerpo se contorsiona de placer, de gusto, lo he soñado desde hace muchos años. De hecho mis mejores pajas han sido imaginando como folla con otro, y las mejores, entre ellas, es siempre con el mismo. Hace años, ya somos mayores, noté como la observaba un jefe mío que además veraneaba en el mismo lugar que yo, mi mujer siempre ha tenido unos pechos preciosos, tiene ahora 65 años y todavía los tiene bastante más tersos que muchas jóvenes. Sus pezones se marcan rápidamente con el frio o con la excitación, al tocarlos se moja por completo, le excita mucho cuando los toco. Este jefe, gran follador, me consta, se que le tiró los tejos, y ella lo rechazó. Todas mis pajas han sido soñando que la folla pero he sido incapaz de decirle a él que lo intente y no lo haré, seguro, él ya tiene 72 años pero seguro que sigue follando. A ella se lo he dicho varias veces mientras follamos pero al oírlo se para y se cabrea, mi vida sexual ha quedado cortada por su forma de entender la sexualidad, hemos recibido en España, en la dictadura, una pésima educación sexual. Yo quiero a mi mujer, la necesito pero nuestra vida sexual mejoraría si ella consintiese eso. Ahora cuando estoy follando con ella se me arruga al poco tiempo y sin embargo imaginándola mientras folla con él, me masturbo, me hace tenerla muy grande y gruesa. Esto no es un relato, es una realidad y mi vida sexual se acaba. No he podido decírselo más veces y he sido incapaz de decírselo a él, es una pena pero la respeto pese a que no comprendo. Si vivieseis aquí, en Valencia, compartiríamos ilusiones pero no es así, es una pena. Me ha hecho mucho bien tu experiencia, la forma de expresarte, de sentir tu mujer, estoy excitado, casi húmedo y tengo 67 años. Hasta escribí al club liberal que me dijisteis, ni contestarme ¿donde va un viejo como yo y solo a un club liberal sin tomarme como a un baboso? Y no lo soy, solo quiero tener una vida sexual que se me escapa. Si me quieres escribir privado será un placer y si lo haces públicamente igual porque a mi no me da vergüenza decir lo expresado y decir que me ha puesto caliente.
citar
#3
que afortunado eres al tener una mujer asi de verdad te envidio, me encanto tu relato como siempre excelente
citar
#4
(07-28-2019, 10:20 AM)Lucas escribió: Leyendo tu experiencia he llegado a creer que es un relato, si lo fuese demuestra que sabes hacerlo muy bien. He de confesar que comparto al 100% lo que expresas, me gustaría ver follar a mi mujer con otro, observar como su cuerpo se contorsiona de placer, de gusto, lo he soñado desde hace muchos años. De hecho mis mejores pajas han sido imaginando como folla con otro, y las mejores, entre ellas, es siempre con el mismo. Hace años, ya somos mayores, noté como la observaba un jefe mío que además veraneaba en el mismo lugar que yo, mi mujer siempre ha tenido unos pechos preciosos, tiene ahora 65 años y todavía los tiene bastante más tersos que muchas jóvenes. Sus pezones se marcan rápidamente con el frio o con la excitación, al tocarlos se moja por completo, le excita mucho cuando los toco. Este jefe, gran follador, me consta, se que le tiró los tejos, y ella lo rechazó. Todas mis pajas han sido soñando que la folla pero he sido incapaz de decirle a él que lo intente y no lo haré, seguro, él ya tiene 72 años pero seguro que sigue follando. A ella se lo he dicho varias veces mientras follamos pero al oírlo se para y se cabrea, mi vida sexual ha quedado cortada por su forma de entender la sexualidad, hemos recibido en España, en la dictadura, una pésima educación sexual. Yo quiero a mi mujer, la necesito pero nuestra vida sexual mejoraría si ella consintiese eso. Ahora cuando estoy follando con ella se me arruga al poco tiempo y sin embargo imaginándola mientras folla con él, me masturbo, me hace tenerla muy grande y gruesa. Esto no es un relato, es una realidad y mi vida sexual se acaba. No he podido decírselo más veces y he sido incapaz de decírselo a él, es una pena pero la respeto pese a que no comprendo. Si vivieseis aquí, en Valencia, compartiríamos ilusiones pero no es así, es una pena. Me ha hecho mucho bien tu experiencia, la forma de expresarte, de sentir tu mujer, estoy excitado, casi húmedo y tengo 67 años. Hasta escribí al club liberal que me dijisteis, ni contestarme ¿donde va un viejo como yo y solo a un club liberal sin tomarme como a un baboso? Y no lo soy, solo quiero tener una vida sexual que se me escapa. Si me quieres escribir privado será un placer y si lo haces públicamente igual porque a mi no me da vergüenza decir lo expresado y decir que me ha puesto caliente.
gracias

(07-28-2019, 10:30 PM)alexxx escribió: que afortunado eres al tener una mujer asi de verdad te envidio, me encanto tu relato como siempre excelente

gracias
citar
#5
No creais que es un relato, es la realidad, lo que siento y pienso
citar


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)